martes, 20 de agosto de 2013

Técnicas de estabilización: estaquillado

Técnicas de estabilización: estaquillado

TIPO TÉCNICA
Estaquillado con ramas vivas.

OBJETIVO
Técnicas de estabilización: estaquillado
Técnicas de estabilización: estaquillado
Permiten estabilizar el terreno hasta un máximo de 2 m de profundidad, aproximadamente, utilizando plantas leñosas obtenidas por reproducción vegetativa colocadas en filas horizontales. Las plantas deben ser capaces de emitir raíces adventicias, de modo que puedan originar un entramado que permita la fijación y estabilización del terreno. 

DESCRIPCIÓN
Consisten en la utilización de trozos de ramas verdes hincadas en el suelo. Las ramas, de varios años, deben estar sanas, mostrar una con corteza fina, sin ramas laterales y sin estrías, y deben tener una longitud media de 40-100 cm y un diámetro de 2-8 cm. Deben estar afiladas por un extremo, para facilitar su inserción hasta que apenas 5 cm emerjan de la superficie. Es muy importante que la longitud sea suficiente para llegar hasta el nivel freático u horizontes edáficos con suficiente humedad durante el verano.

APLICACIONES
Técnicas de estabilización: estaquillado
Técnicas de estabilización: estaquillado
Esta técnica está especialmente recomendada para reparar pequeños deslizamientos y asentamientos debidos al exceso de humedad del suelo, en lugares sin problemas graves de estabilidad. También se emplea como fijación de otros elementos de control de la erosión, como los geotextiles, las mantas orgánicas, etc.
También ayuda al control de la erosión, permitiendo la estabilización de taludes sometidos a la erosión fluvial. Cuando las estaquillas se han desarrollado, la cubierta vegetal contribuye a estabilizar el talud y, si las especies introducidas no son agresivas o demasiado competitivas con otras especies, pueden favorecer la colonización por otras especies del entorno.

INSTALACIÓN
Hincado de las estaquillas en el suelo.

VENTAJAS
Técnicas de estabilización: estaquillado
Técnicas de estabilización: estaquillado
Favorecer la colonización por otras especies del entorno. Los estaquillados se adaptan muy bien a la instalación de vegetación en escolleras, por permitir una instalación posterior a la construcción de la escollera, asegurando, de este modo, su revegetación sin necesidad de intervenciones aparatosas o caras. Solo es necesario abrir agujeros donde se introduce suelo y se clava la estaquilla, garantizando que esta quede clavada en el suelo subyacente a la escollera. Importa aún referir el interés de la utilización de estaquillas para fines estructurales y funcionales, como en empalizadas de retención de escorrentía en cárcavas, en cepillos o peines vivos de reconstrucción de orillas erosionadas, o en cunetas de drenaje.

LIMITACIONES
En la utilización de estacas de sauce, el período de intervención será durante la parada vegetativa, esto es desde noviembre a febrero.




Páginas vistas en total

Google+ Followers

Google+ Badge

Sociable

Se ha producido un error en este gadget.